El blog está en obras

abril 8, 2007

Pero como tengo un morro inmenso, ahí lo dejo a medias, que es que no tengo mucha mano con esto. Disculpen los bailes de formato.

*El html es muy dificil, pero por la ancestral técnica de ensayo-error he conseguido mover al final todos los márgenes, menos el de la cabecera. Pero al menos el resto es mas o menos lo que quería. Voy por la buena senda.

Sólo de batería…

abril 7, 2007

He llegado del curro bastante perra, así que me he dicho, venga, a reciclar, busca una de esos docs que tienes abandonadas, apaña un post rapidito, y te piras a la cama. Al final lo he remodelado del todo, pero bueno. Con ustedes, el esperado y chorromilveces prometido post sobre el primer día en el piso de estudiantes:

——————————————————————————————–

La idea del piso era algo que flotaba en mi mente desde hace mucho, pero también lo es la idea de montar un grupo de rock, y de momento nunca he aprendido a tocar un instrumento. Cantar lo descarto ya, la última vez que intenté tararear una canción de Bowie se pensaron que estaba cantando el Cara al Sol.

La cosa fue así como de repente. Un viernes vi un anuncio de una habitación barata, llamé, fui a verlo, la gente del piso era maja y dije, vale, me quedo! Así de fácil*.

*No fue tan fácil porque mi padre no es muy amigo de las libertades de sus hijos. Hubo un cisma familiar, malas caras, llamadas eternas, chantajes emocionales y muchos muchos reproches. Pero el tiempo, ese gran aliado, lo pone todo en su lugar y mi padre vuelve a quererme y ya nos hacemos bromitas bestias sobre el tema. También es posible que se diera que cuenta que está demasiado pobre como para desheredarme, y entre catalanes, si no puedes desheredar a tus hijos, el resto de castigos son inútiles.

El relato de hoy cuenta el primer día de mi vida en el piso, mi brutal entrada por aquella puerta de mi nueva part-time-home.

Fue el lunes de la semana del puente (de diciembre). El viernes anterior había ido a tomar contacto con la población autóctona, y había sido positivo. Menos la Yessica, que era una chunga de cuidado, pero como era la inquilina que se piraba dejándome sitio a mí, poco me importaba. Eso pensaba yo…

Llegué el lunes, con mi maleta de ruedas, mi portátil de pija y mi mochila de jipi, jadeando tras haberme tragado el trayecto en cercanías, soñando en no volver a hacerlo tan a menudo. Me abrió una compi, Cris, crucé el pasillo y abrí la puerta de mi ya por entonces nueva rent-room.

No es que esperase que saliesen rayos de colores, pajaritos azules y notas musicales rebotando, pero realmente lo que vi era bastante poco esperable: la Yessica en bragas y camiseta de leopardo. Nos miramos, dije “Perdón” y cerré.

Me quedé plantada delante de la puerta.

Esperé. Suspiré. Seguí mirando la puerta, preguntándome porque le tenía que pedir perdón a una tipa que probablemente había estado durmiendo en una cama que en esos momentos YO ya estaba pagando.

Cris se acercó y preguntó que si había alguien, y cuando le respondí que la Yessica estaba ahí metida, empezó a maldecir. Salió la Yessica envuelta en una manta, berreando que no tenía qué ponerse, que entraba a currar a las ocho y eran las diez, que no recordaba mucho de ayer, que no tenía qué ponerse y que le dolía la cabeza. Cris le dijo que se pusiera la ropa del día anterior, y la Yessica levantó una pieza de ropa del suelo contestando, no puedo poneeeermeeelo, y nos lo enseñó, todo lleno de vómito humano, supuestamente suyo. Lo dejó de nuevo en el suelo y volvió a dar vueltas arriba y abajo con la manta gritando que no tenía qué ponerse. Cris la punzó un poco para que contara qué coño hacía durmiendo en el piso si ya se había pirado, y lo que es más importante, qué coño era la mancha del sofá, si había potado ahí también, y la otra dijo que no se acordaba, que le preguntásemos a Adela, que ella había bebido y no se acordaba de nada, que le dolía la cabeza y sobretodo, que no tenía qué ponerse, y de ahí no se la sacaba.

Tenía clase esa mañana, así que dejé mis cosas en el cuarto de Eli, que ya había salido esa mañana, y me fui a la uni dejando que la tormenta siguiera su curso.

A la hora de comer regresé, ya no había Yessica ni pantalones potados, pero si el sofá. Cris y Aída (la que faltaba por darle nombre) estaban cambiando la funda. Tiramos la vieja, y aprovecharon mi aparición para tirar cosas de una inquilina anterior a la Yessica, para tener mas sitio en los armarios. Yo me arremangué dispuesta a convertir el rincón de Yessi en un pequeño hogar con peluches de ranas, ahora que ella ya había desaparecido por completo, pero, qué grande mi sorpresa al ver que todavía quedaba algo de Yessi en el colchón. Una cosa es un colchón de espuma viejo, con la funda algo sucia, algo gastada, pero otra cosa es un colchón de espuma viejo, con la funda sucia, gastada y con manchas de vómito reciente y regla reseca.

Tampoco era una cosa muy exagerada porque a primera vista no me fijé. Lo había apoyado en la pared para limpiar el somier, y apareció Cris y pegó un grito: NO M’HO PUC CREUREE SERÁ PORRCAAAAAAAA (no me lo puedo creer, será cerda). Cris es un encanto, es una chica monina, de flequillo moderno y cinturita de barbie, grácil y graciosa, pero cuando abre la boca le sale el acento de la Catalunya central que es cualquier cosa menos delicado, resultando la combinación un cócktel de lo más divertido.

Limpié a conciencia los restos de Yessi, con KH7, lejía y fairy, y después de comer me fui al Ikea a comprar una funda nueva para el colchón, una almohada y galletas de jengibre. La visita al Ikea tuvo un final algo dramático, porque hay obras por los alrededores y pegué una vuelta de casi media hora por culpa de querer tomar un atajo y encontrar todas las calles valladas por la construcción de la “ciudad de la justicia”. Me pareció bastante injusto que no hayan hecho ni un mísero pasillo para cruzarla en lugar de tener que dar toda la jodida vuelta.

Por la noche, sequé el colchón con el secador de Cris (qué encanto de chica), hice la cama y terminé de colocar todas las cosas. Y dormí. Uuuf si dormí.

——————————————————————————————–

Hoy también me voy a dormir, antes de que se me ocurra compadecerme por haber currado 14 horas en la farmacia. Oh, mierda, ya lo he hecho.

Te das cueeeeen

abril 6, 2007

La hoja en blanco le da miedo a mucha gente.

Yo soy de esa gente, aunque me da todavía más miedo la hoja llena de letras que termina siendo rechazada. Asíque aquí les dejo un chiste de Chiquito para compensar el post de hoy que ha terminado en el escritorio. Me lo ha contado mi abuelo cuando he vuelto de currar. Yo me estaba meando pero me daba pena pasar de él, así que casi no le escuchaba, pensando en las ganas que tenía de pillar el water. Pero me he reído igualmente al final, y mira que es malo. Mi abuelo, que tiene gracia contándolos.

– Pepeeeeeee, que te tengo que decir una cosa importante.
– Que pasa, por la glória de mi padre.
– Que tu mujer te pone los cuernos! Con… tu mejor amigo!
– Anda, cállate fistro y deja en paz a mi perro.

(colleja)

Hoy se han vendido pocos condones por ser un día festivo, pero no se ha notado mucho más ambiente de viernes santo. Ha habido mucha clientela, y la señora que vende pollos asados ha venido a comprar aspirinas y ha dicho que tenía también mucho trabajo. De eso no podemos si no sacar una conclusión: la gente prefiere ir al infierno por comer pollo que por comer pollas.

Construyendo

abril 5, 2007

.flickr-photo { }.flickr-frame { float: right; text-align: center; margin-left: 15px; margin-bottom: 15px; }.flickr-caption { font-size: 0.8em; margin-top: 0px; }

Construyendo
Construyendo,
originally uploaded by Happy Outcast.

Tengo un post más en el escritorio. De esos que voy escribiendo y reescribiendo y termino por no colgar. Era algo parecido a una rabieta con algunos insultos hacia la gente que sabe java, juntado con una reflexión sobre los Regresos, los borron y cuenta nuevos y demás desvarios. Yo no sé java. De hecho, ni siquiera tengo del todo claro qué es java, así que mucho menos voy a saber de ello. Es algo como un lenguaje de programación, me suena haber escuchado, pero es de esas cosas que solo las conocen un tipo de personas cuyas capacidades didácticas dejan bastante que desear. Venga va, seamos realistas, los nerds nunca han sido especialmente eficientes a la hora de compartir sus conocimientos con la población civil. No sé si es por desprecio y poca confianza en las entendederas de sus pupilos o por miedo a que todo dios lleve camisetas con pingüinitos y sea capaz de reirse con los chistes sobre codigo binario, pero es la verdad, nadie que sepa java va a contarte lo que es.

Pero bueno, no es que quiera programar o cosas de esas. Gracias a Dios (ese colega), ha quedado atrás esa época en la que podías triunfar en tu empleo si sabías programar (recuerdan esos horribles cursos por fasciculos sobre programación?), así que no me hace falta, pero por algún motivo me he pasado el día leyendo tutoriales y copiando combinaciones estúpidas de letras en una pantallita de fondo negro que me recuerda, en pequeño, a lo que se veía en los ordenadores cuando era pequeña. Puedo contar el motivo si siguen leyendo. Por qué una jovenzuela con bastante ocupaciones en su vida se pasa una mañana y una tarde enteras intentando aclararse con el java? Pues porque por lo visto es la única jodida manera, o al menos una de las más populares, de convertir un archivo xml en pdf. Y eso quiero hacer yo, porque me da la gana. La gana me da de juntar todo mi blog (lo que sobrevivió del anterior y este de ahora) en un pdf, para el futuro. Lo máximo a lo que he llegado es a importarlo todo al word press, que muy amablemente me ha hecho un archivo xml, que da algunos errores, pero parece tener todo el contenido, y con el que no sé muy bien que hacer ya, porque ya me he hartado de bajar programas que no sé usar, que me dan errores por todos lados y que me dicen que los utilice como si realmente supiera qué es lo que estoy haciendo, pero guardo la secreta esperanza que en algún momento todo esto sirva para conseguir mi objetivo.

Pero por el momento la próxima mañana, tarde o noche que despilfarre será para dar un nuevo aire a esto, que ya seria hora de poner colores bonitos, una cabecera y actualizar los links.

Paris, Je t’aime

abril 5, 2007
Cuidadn cuidadn
Cuidadín cuidadín,
originally uploaded by Happy Outcast.

– Si los Arcade Fire no incluyen España en la gira, nos vamos a verlos a París.
– Vale.
– Vale?
– Vale?
– Vale.
– VALE EH.
– Vale?
– Vale.
– Yupi!

Así de fácil es decirdir que te piras cinco días a París, a ver la torre Eiffel, la fachada del Louvre y dos (ni uno ni tres) conciertos de Arcade Fire.

Y de eso trataría mi nuevo post, si no fuera por la pereza terrible que me da escribirlo. Esta vez, pero, tengo una buena excusa: he invertido todo el rato que tenía pensado dedicar a escribir en apañar de una vez por todas el flickr. Hará cosa de año y medio que lo abrí y ahí se quedó, con una foto colgada y sin ni siquiera adjudicarle una url oficial (primero te da una con numeritos). Aparte de los tags, he descubierto que el mundo está lleno de gente dispuesta a pensar y a trabajar para poner en acción esas pensaciones que han logrado, para facilitar la vida a los demás.

Aparte de mi pereza crónica y mi morro desmesurado, una de las excusas que pongo para no actualizar es que subir las fotos via ftp era un coñazo, que linkarlas en html lo era todavía más, y que en general hacer un post bonito es una mierda. Bueno, parece ser que ya no lo es tanto. Flikr incluso me deja vincularle este blog para hacer posts directamente desde ahí! Flickr tiene un software que me sube las fotos cambiando el tamaño él solito!

Enfin. Y tanta ha sido la emoción con el Flickr que he cambiado incluso mi filosofía respecto a las fotos que subía. Alguien quizá recuerde mi época Emo, de fotos de espalda, de fotomontajes tapándome la cara, y esas cosas. Al carajo, paso hasta de justificar el por qué a partir de ahora sí que voy a colgar fotos que salga yo, me da la gana y punto.

Aquí tienen mi nuevo flickr, con las fotos de París, con dos miembros de Arcade Fire, algunas vistas bonitas, yo haciendo el mono y el Chico de los Rizos de guest star.

Good Bye, Entropía.

febrero 18, 2007

Hoy he abierto el correo y he visto que tenía un comentario en el blog. Me ha parecido imposible, tratándose de un blog fantasma como este, pero nunca me acuerdo de que el spam está también en los comentarios de los blogs. A veces me gustaría saber dónde dirigirme para contarle a la gente del spam que trabajo en una farmacia y que puedo robar viagra, cialis o levitra si considero que lo necesito.

De todos modos tenía intención de actualizar. Siempre la tengo. Tengo tres o cuatro posts en .docs perdidos en el escritorio, pero nunca llego a terminarlos, y luego me parece que no vale la pena hacerlo, hasta que se me ocurre una cosa nueva, hago otro o reciclo uno a medias, y termino abandonándolo.

Pero estamos ante un momento importante que merece una reseña. Un antes y un después. El fin de algo, y el principio de algo más.

He aprobado Física aplicada y Fisicoquímica I, siendo este nombre tan largo el nombre de una asignatura de primer año de carrera que todavía llevaba a rastras. No es que sea la única que se me ha encallado, porque lo raro es que no se me encalle una asignatura, pero la física… ah, la física. Recordarán, si son uds lectores de los del principio, esas entradas sobre mis rifirafes con la Dra Espina, que me pegaba la bronca por comer mandarinas en la clase, o ese fotomontaje de la Dra Muñoz y el Dr Lopez, que estaba mas sordo que… que una… muy sordo, vamos.

Ais.

No tendré que hacer mas problemas de termodinámica. Se acabó el calcular el caudal de las cañerías con el trinomio de bernoulli. Ya no más entropías. Adiós a la ley de los gases ideales, PV=nRT. Bueno, algo queda, porque aun tengo pendiente la físca II, pero ya la cojo con otros ojos, que después de todo, la chunga es la uno.

Y no puedo dejar de preguntarme… Y ahora… ¿Qué?

Breve

diciembre 9, 2006

Una vez una persona muy sabia me dijo una cosa que jamás olvidaré:

“No envuelvas tu ortodoncia con un papel de cocina, porque es la mejor manera de que termine en la basura. Si te la quitas, dejala tal cual encima de la mesa y ya la lavarás antes de volver a colocartela. La gente no tira las ortodoncias, pero si los papeles de cocina arrugados.”

Evidentemente no me tomé en serio esas palabras hasta que terminé un día revolviendo en la basura de mi casa porque mi madre me había tirado la ortodoncia nocturna. Ahora siempre la guardo en el estuche, o si no la dejo encima de donde sea sin más.

Peeeeeeero, acabo de verme obligada a urgar en la basura en busca de un papelito de water que envolvía un pendiente que se me rompió. Un pendiente muy importante todo sea dicho, que ya bastante pena tenía de que se rompiera como para perderlo.

Doy gracias al señor porque lo he encontrado. Y ya la alegría de ello merece un post.

Tengo aparte de esto varios posts jugosos para el futuro, y que les anuncio, a ver si así los hago más o menos pronto:

– La segunda entrega de momentazos históricos del cine Otra escena con la que me partí la caja en el cine el otro dia, en The Brick.

– M vida sin mí en mi casa, o lo que es lo mismo, aventuras en el piso de estudiantes. No hace ni una semana que entré ahí y ya puedo asegurar que en la vida se me olvidará el primer dia en el piso.

Así que me despido a lo Tomate: habiendo dicho mucho sin decir nada realmente.

En la proxima entrega veremos si digo algo sin decir mucho.

Muse

octubre 29, 2006

Hay días que nunca querrías que terminasen. Hoy casi lo lograremos: conseguiremos que dure una hora más, dentro de un rato saltaremos hacia atrás, y será de repente un poco antes, y podremos rehacer la hora.

Siempre que cambian la hora me acuerdo de bonito espisodio de Las aventuras de Pete&Pete, que decían que el cambio horario era un viaje temporal. Tengo la ligera sensación de haber mencionado esto alguna otra vez.

Ahora tengo pitidos en los oídos, poco sueño, y peso algunos litros menos (que recuperaré a trago de agua claro está). Hace nada, estaba en el Pavelló Olímpic de Badalona, saltando, gritando, empujando, sonríendo, saltando más, temblando, recibiendo más empujones, abrazándome al Chico de los Rizos, sonriendo todavía mas, cantando, empujando a un mod que se parecía a Chase de House, cantando a gritos, flipando con el repertorio… vamos, pasándomelo pipa. En el concierto de Muse.

Ha sido brutal, la verdad es que no tengo demasiadas palabras. Suenan en directo de maravilla, han escojido lo bueno y mejorcito que tenian de temas viejunos (he echado de menos Showbiz, pero en los bises han colado Muscle Museum!) junto lo mas resultón del disco nuevo, y han dejado a todos pasmados con el escenario, que por momentos parecía un cielo estrellado, y a otros era la pantalla para proyectar imagenes del mismo concierto o paranoias varias (como un video de unos robots).

Quizás un poco de divos lo de estar bastante lejos del público (el escenario era larguito, y no se acercaban tanto como eso), pero ya se sabe, desde el chupachups que atacó a Bowie, que no hay sitios seguros en estos mundos.

Y no se que más decir. Hemos empezado en cuarta-quinta fila, a un centro-lado y hemos terminado en el centro pero de octava fila o así. La gente estaba desmadrada, unos encima de los otros. Media docena de bajas que haya contado yo (bajas de las que se tenían que llevar en volandas hasta la valla y ser rescatadas por los seguratas, mas de una inconsciente). Piques medianamente serios entre gente que se colaba, y más gente tirándose unos encima de otros Mi camiseta al salir, se podía escurrir. Se me empañaban las gafas de la humanidad que había ahí.

Pero me lo he pasado tan bien. Tanto…

Me voy a la cama, con los auriculares puestos, porque los pitidos no me van a dejar dormir, y además voy bastante animada y no tengo sueño, pero de he currar mañana y probablemente no me aguantaré.

Pero estoy tan feliz esta noche…

Popeye

octubre 11, 2006

Popeye tiene una fuerza inconmensurable gracias al poder de las espinacas, that’s a fact, y al que se le ocurra negarlo es que no ha tenido infancia (ni juventud ni madurez), dónde vamos a parar.

La discusión, pero, la podríamos tener sobre el modo en que ese vegetal de Dios le brinda la fuerza a Popeye, y en las grandes mentiras que circulan alrededor de ello. En las mentiras del marketing y en cómo nos creemos todo lo que dice la tele. En como la cultura popular se basa en unas fuentes aberrantemente débiles y poco fiables. Ay joder, ya vuelvo a dar las conclusiones antes de contar nada.

Resulta que en los X0ies, siendo X0 una decada que no conozco con exactitud, pero que viene siendo la misma en que se inventaron a Popeye, imaginense los señores que salen en el retrospecter chanante, en los X0ies decía, un periódico sensacionalista publicó unas tablas de alimentos, con sus contenidos en nutrientes y demás. En la columna del hierro, aparecía un alimento estrella, las espinacas, que contenían alrededor de diez veces el valor medio de los demás alimentos.

¡Cielos! –pensó el padre de Popye. Seguro que más de uno se sabe el nombre, pero no voy a buscarlo. Siempre quiero hacer los posts muy documentados y luego no los termino, porque habría que buscar tantas cosas…. No es imprescindible saber quién es, dejémoslo ahí.

¡Cielos! Decía que pensó el padre de Popeye. Las espinacas llevan una cantidad exagerada de hierro. El hierro es lo que le falta a la gente anémica. Luego, mucho hierro es lo contrario a la anemia, luego, el hierro da fuerza, luego, las espinacas dan mucha fuerza, luego, un superhéroe podría sacar su poder de ellas!!

El problema, el verdadero problema, es que la personita que había tipeado la tabla de marras con los índices de hierro, puso un zero de más. No. Las espinacas no tienen mucho más hierro que la mayoria de verduras. Pero ahí no termina la cosa, nooo!! Es peor, mucho peor. El hierro de los vegetales, el de las espinacas también, claro, se absorbe en una proporción ridícula, porque aparte de quedarse preso en la fibra, es Hierro III, oxidado, que no entra muy bien. Un 2% o así nos quedamos del total. Podemos aumentarlo un poco en caso de tomar mucha vitamina C después de comer espinacas, que lo reducirà a Hierro II, pero de todas maneras, no es ningún tipo de solución a la anemia. Mucho menos un factor vitalizante, porque una vez tienes el hierro que necesitas, el resto no sirve para nada. Mas hierro dudablemente equivaldrá a más Hemoglobina (la protenína que transporta el Oxígeno, que incluye el hierro, y la falta de la cual nos produce un aporte bajo de oxígeno y el cansancio propio de la anemia).

Dicho ya sea, que si nos hace falta hierro, lo mejor es la carne roja. Un buen bistele.

Otra cosa, realmente, es que Popeye tuviera un tránsito intestinal maravilloso con tanta fribra insoluble como contienen las espinacas, y bien sabido es que quién caga feliz, vive feliz, y de ahí que estuviera siempre dispuesto a salvar a la pesada de Olivia.

Paseos

octubre 5, 2006

En Sants siempre es de noche. O de día. O no es nada porque es una estación de tren subterránea. De todos modos, a pesar de la ausencia de indicadores solares para ubicarse temporalmente, siempre hay detalles en los pasajeros de los cercanías que desvelan el misterio horario, y no hablo de los relojes. Las caras de sueño de la gente, la ropa bien planchada o los bocadillos de la mañana, la tranquilidad de la media mañana, el cansancio que se desprende a última hora de la tarde, o la calma juntada con la ansia por terminar el día de la noche.

Mi hora favorita sin duda es la noche. Últimamente paso mucho por ahí viniendo de la estación anterior, alrededores de las diez y pico, o de las once alguna vez, y veo, ya sentada en mi asiento, los andenes a través de la ventanilla, como si fuera una pantalla. Cuando espero y subo al tren desde allí, no me fijo tanto, supongo.

Veo trenes parados con coches-cama, para hacer esos largos recorridos nocturnos, y gente con maletas, mochilas y bolsas, corriendo para subir, hablando con las azafatas para encontrar su sitio, gente despidiéndose, llorando o riendo, abrazados, o gente leyendo descuidadamente sentados en su trolley aguardando ese maldito talgo que va con retraso. Y alguna vez coincide que arranca un tren mientras esta mi cercanías parado ahí, y los veo irse, rumbo Valencia, o Madrid, o Port Bou.

Siempre pienso en lo mismo, en Hobbits, dispuestos a iniciar un largo camino de noche, preparándose para andar en las penumbras, con sus equipajes y sus capas de viaje, silenciosos y sonrientes, despreocupados. Un recorrido algo cansado de tanto que va a durar, pero que tiene esa paz que tienen las cosas que duran mucho, que ya sabes que por nervioso que te pongas, tendrás incluso tiempo de aburrirte de los nervios.

Y me entran ganas de tener una mochila y subirme a un tren, y hacer uno de esos trayectos largos largos, que siguen cuando ya te has despertado y ha salido el sol. Solamente por hacer el paseo y partir de noche. Para dormirme sabiendo que no estaré en casa enseguida. Para ser un poco Hobbit.